miércoles, 9 de marzo de 2011

The letter.

-¿Cómo te has enterado? – su voz estaba llena de tensión, de ansiedad.

-Eso no importa.

-¡Claro que importa, John! Necesito saberlo – le exigió.

-Es mi vida de lo que estamos hablando y ya no hay ningún papel que tú juegues en ella. ¿Me equivoco? – Esperó a que ella negase todo aquello, y le dijera, de una vez por todas la verdad, que le dijera que ambos, que juntos… que, que eran algo. Quizá más que algo.

-Esa nota es importante – suavizó su tono. – No puedes quedártela, no puedes abrirla. – Dijo señalando la carta que él sostenía en las manos.

-¿Es esto lo quieres? – movió el sobre en el aire. – Pues no te lo daré. Aquí hay respuestas a preguntas que tú jamás has querido o tenido el valor de resolver.

-Créeme, no quieres esas respuestas. Siempre es fácil plantear preguntas, no tanto ofrecer las conclusiones adecuadas. – Suspiró. – John, la verdad no es un plato fácil.

-Llámame masoquista, pero prefiero magullarme, ¡sufrir incluso! – movió la cabeza – y entender algo de todo esto, lo prefiero antes que no saber nada. ¡Mira el mundo en que vivimos! ¿Qué es lo que queda?

-Más de lo que crees.

-¡Ahí está! – chilló. – Eso es lo que ocurre… Tú sabes cosas. Yo no sé nada. ¿Qué hay ahí fuera? ¡Dime! No puedes pedirme que crea en algo que no puedo ver.

-Se llama tener fe.

-Dejé de tenerla hace mucho tiempo. Y tú sabes por qué.

-No podrías haberle salvado. – Sus ojos se entristecieron.

-Quizá yo no. Pero algo, de alguna forma, debió de haberle salvado. – Ella abrió la boca dispuesta a seguir, pero se quedó sin nada que decir. La evidencia del pasado era abrumadora. Andrew había muerto, y esa distancia sería siempre demasiado grande como para alcanzar el otro lado. Ella y John, estaban muy lejos el uno del otro. Y ese vacío, se haría más grande si ese sobre llegaba a abrirse alguna vez.

-It was fate. - Murmuró ella.

-It wasn´t. Sabes perfectamente que no lo fue. ¿Por qué me hablas ahora así?

-Porque tú nunca lo has entendido. Yo no pertenezco a este lugar. Y tampoco te he pertenecido nunca a ti. Cada día, hora y minuto hago un esfuerzo por ser alguien que no soy.

-You didn´t give me a single chance, Anne.

-I gave you all. – Miró hacia la pared. – Me voy John. No creo que vayamos a volver a vernos. Vuelvo a casa... Nobody Will ever ask me again to speak in another language, or to love in another language I would say.

-Yo nunca te pedí eso. – Frunció el ceño, dolido.

-Desde que tu hermano murió, nunca has vuelto a ser el mismo. Y abrir esa carta o pedirme que esté siempre a tu lado, no cambiará las cosas. It is fate.

-¡It isn´t!

Las manos de John tomaron el sobre. Lo miró y sus dedos procedieron a abrirlo. Ella gritó.

-Don´t you open the letter! Don´t you dare to open it!! John!!! – gritó, muerta de miedo.

Pero él lo hizo. Abrió la carta. Y leyó.

Ella, comenzó a llorar silenciosamente. Mordiéndose el labio. Cuando él la volvió a mirar, no creo que viera más que un espectro. Dentro de él muy adentro, algo se había roto en pedazos cortantes que iban desgarrándolo todo. Y en el rostro de ella todavía quedaban los rastros de una lágrima sobre la piel, un rastro que no puedo tapar antes de que él se girase.

-Oh, Dios... Estás muerta... – Dijo. Y todo se quedó en silencio.

9 comentarios:

drrsalem dijo...

dios!! dime k hay segunda parte!!XD

Xikaspeedika dijo...

jajaja pues... en realidad no, pero podría, pero sería muy largo, pero, pero... jaja, no sé, se me ha ido ocurriendo, segun iba escuchando musica xD :P

drrsalem dijo...

Maldita!! no nos dejes así!1 sigue escuchando musica XDXD

Sara dijo...

No lo pillo...como que está muerta? pero....de verdad? Y entonces...como es posible que esté hablando con ella? Es un...espíritu? O tal vez no está muerta y era tan solo una forma metafórica de hablar? Y qué ponía en la carta? Lo sabremos en el próximo capítulo? ^^

Sara dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sara dijo...

Dioses Car, en serio tienes una especie de don especial para escribir grandes dramas pasionales. Y esto lo estoy diciendo sin asomo de irnonía. ¡Qué angustía! (La de él)realmente cuando lo leí me puse mala por él, porque se le ve tan...perdido! No sabe qué creer, qué pensar, o más bien no puede...parece ser una persona que ha perdido toda esperanza de ser feliz! Y en medio las acotaciones de: "fue el destino! es el destino! no lo es!" Pero Dios! Qué ha pasado?! parece que haya ocurrido una especie de catástrofe mundial! como si ellos fuesen los únicos supervivientes. y encima no pueden estar juntos (como siempre), para rematar la faena.

Sara dijo...

Aunque yo insisto en que me recuerda mucho a Querido John....
(soy obstinada) xD

Xikaspeedika dijo...

no había visto todas tus elucubraciones jajajja pues no se parece a querido jhon pesá, te dejaré el libro (to cursiii) xra q te lo leas :=)

Sara dijo...

No pienso leerme eso. ¡Ni loca!
¡Antes me cojo un manual de medicina!