miércoles, 24 de abril de 2013

Microrrelatos

1-Y de repente ¡Puf! Con una nube de polvo el gato se convirtió en ardilla, la ardilla en pájaro, el pájaro en gusano, el gusano en serpiente, la serpiente en topo, el topo en hormiga. ¿Y la hormiga? ¿En que se había convertido la hormiga? Se preguntó Yesha, que lo había presenciado todo. Se acercó un poco al árbol; el hormiguero rebosaba de Hormigas que salían en todas direcciones y se mezclaban con las raíces que sobresalían. Repentinamente cesaron de salir; Yesha se acercó un poco más. Una última hormiga salió y se quedó al borde de la entrada.  Yesha la observó, era muy grande. Y de repente ¡Puf! Con una nube de polvo la hormiga se convirtió en Yesha. Durante unos instantes se miró a si mismo como si alguien hubiera colocado un espejo delante de él, luego... ¿Puf! Yesha se convirtió en gato y la metamorfosis terminó.

2-Y entonces lo recordó todo. Recordó el callejón en mitad de la noche, y su novia cayendo en el asfalto, y aquel hombre pintando de rojo todo el lugar con el carmín de su chica. Recordó las lagrimas cortandole las mejillas como granos de sal, y la carrera sin rumbo, desesperado. Y entonces recordó la cara del asesino. Con un gesto señaló a su hermano y se echó a llorar.

3 comentarios:

Xikaspeedika dijo...

¡Qué rápido! :) Son unos microrelatos excelentes, de verdad. Enhorabuena!

Sara dijo...

Wao! El primero es realmente sorprendente! Menudo juego de espejos!

Y el segundo.. ¡vaya drama! Muy siniestro... sobre todo eso de "pintando de rojo todo el lugar con el carmín de su chica". Escalofriante.

¡Qué bien!

Odiseo dijo...

¡Muchas gracias a las dos!!!