viernes, 8 de abril de 2016

Música de cine - La hora final

Ha llegado mi hora.

Supongo que a todo hombre, cuando le llega su momento, le viene a la mente su familia, en mi caso mi mujer y mi hijo. Como me gustaría abrazarlos ahora mismo, decirles lo mucho que les quiero. Todo aquello que nunca les dije me llena la boca, saliendo a borbotones entre mis labios. Tantas caricias, tantos besos que ya no les daré.

Es curioso como en un instante nos podemos arrepentir de la vida que hemos llevado; y a pesar de haber vivido plenamente cambiaria tantas cosas. Quizás no obedecería la orden de un capitán, pero si escucharía el consejo de un padre. Es posible que si pudiese empezar de nuevo huiría lejos de aquí con miedo a lo que me he convertido. Pero he estoy orgulloso de la vida que he llevado, de las victorias que he logrado con mi sudor, y de las derrotas que he sufrido; todo ello me ha enseñado, y me ha convertido en el hombre que soy ahora.

Si he de morir ahora moriré, no me importa. Solo espero ser un ejemplo que inspire a mi hijo y al mundo entero. Lucharé con honor y hasta el final. Otros hombres ansían la libertad, pero yo, en mi último momento, solo quiero un lugar donde descansar en paz, un lugar donde el solo no queme tanto, ni el campo sea tan amarillo. Allí esperaré a mi familia para volver a reunirnos eternamente. Y si me tengo que arrodillar no será sin antes pelear.

Al final, todo lo demás resulta vacío, y solo me quedan recuerdos. Una vida pintada ante mis ojos. Dejo que pase, ya está acabando, ha llegado mi hora.

5 comentarios:

maristarblue2012 dijo...

Me ha gustado mucho!

Odiseo dijo...

Muchas gracias Maria ^^

Claudia dijo...

Es como si hubieras arrancado una página de un libro. Es muy interesante el no conocer la situación que le ha llevado a escribir esto, ni lo que pasará a continuación.
La verdad es que creo que has cogido la misma canción que yo :P la de Inception, ¿Ganeeee???

Odiseo dijo...

Gracias Claudia =D Es la magia de un instante. Pues nooo, no es Inception, perdiste XP

C.S dijo...

Estoy entre Gladiator y Braveheart jajaja. Cada día estás no sólo más introspectivo, sino muy emotivo, es una digievolución que me gusta Ulises. En este texto un tono épico, heroico, con enormes pasajes profundamente emocionales. Estupendo! Carlota.