jueves, 22 de enero de 2009

Personajes: Bill & Hilary "Venganza"

Hola, como ayer no pude ir al taller (la universidad es una matanza colectiva multilearning) y ayer por la noche me dio por escribir antes la tentación de un tema tan sugerente, pues cuelgo la parida creativa que se me ocurrió jeje.



-Bill, he estado pensando seriamente, durante mucho tiempo, de una forma profunda y reflexiva y tengo el total convencimiento de que lo más justo para el país sería que yo me presentara para la presidencia.
-¡Pero Hilary! Yo ya pensaba presentarme, no puedes hacerme esto.
-Sí, sí, si mi “Clintoncillo” si yo lo entiendo todo. Pero escúchame tú un momento, escúchame tan atentamente como yo he pensado sobre este dilema “please”.
-Te escucho Hilary. “Very” atentamente.
-Pues veras, la realidad de todo este asunto es que tú… no es que no fueras a ser buen presiente, sino que… no ibas a ser más bueno que los demás.
-Oh, Hilary, ¡eres tan cruel!
-Calla, Bill, aguarda un momento. Piénsalo bien, no he dicho que seas tonto, ni un desequilibrado, un psicópata o un maleante, un vivalavirgen, un mangante de poca monta o un ¡republicano! No, solo he dicho que hay quién podría hacerlo mejor.
-¿Quién? ¿Tú?
-Evidentemente.
-Y ¿por qué? si puede saberse.
-No te he llamado “corto” aún pero puedo hacerlo… a ver Bill… ¡PUES PORQUE SOY UNA MUJER! ¿Qué más explicaciones quieres?
Y la señora Hilary Rodham Clinton abandonó el dormitorio marital, dejando a su marido, el supuesto futuro presidente de la nación de “Burgerlandia”, Bill (el sube faldas) Clinton, a.n.o.n.a.d.a.d.o.

Una semana después él mismo tipo, de pelillo entre blanco y negro y sonrisa VitalDent, se presentaba a presidente. Al mismo tiempo, en una casita muy mona y no precisamente blanca una mujer cuyo nombre empieza por H gritaba como una histérica y de haber tenido un hacha a mano se la habría clavado cerca del corazón a su marido.
-SERAAAAAAAAAÁ SERAAAAAAAAAAAAAAAAÁ SERAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAÁ UN PEDAZO DE CABR… *piiii* (puede haber niños presentes).
Una hora después el “maromo” de la susodicha regresaba a casa. Nada más entrar por la puerta de casa le recibió un tremendo zapatillazo que le fue asestado en medio de la “jeta” de chungo prototipo americano.
Él gritó “qué coño…” y entonces una maleta casi le aplasta, luego tuvo que esquivar un sofá y un piano, mientras no paraba de preguntarse qué demonios era lo que le tiraba todo aquello en plan “Hulk”. Entonces, apareció su esposa y gritó “¡¡¡maldito gañan de poca monta, traidor chapucerooooooo, te tiraría el resto de la casa si pudiera, pero las clases de fitness no me dan para más!!!” y continuó “no solo eres un chorizo que me mete somníferos para que no pueda ir a presentarme, sino que deja las huellas del delito en la cocina!” “Retiro lo que te dije la semana pasada, no solo NO eres bueno para “presi” sino que encima eres un ¡CAPUYO!”” (Los niños se han ido ya a dormir).

8 años después.
A LA ATENCIÓN DEL MISTER FUTURO EX PRESIDENT DE USA:
Hola “pixurri” como verás he tenido la boca (y lo que no es la boca) bien cerradito durante 8 años. He visto como nada cambiaba especialmente, pero al menos no la has cagado tanto como seguro lo va a hacer el imbécil de George en cuanto pise nuestra “White house” que seguro que se pone a jugar a las pistolitas en cuanto tenga un “free time” suelto.
La cuestión es que aún así, tú me has demostrado ser un calzonazos y un desleal imbécil, porque sinceramente “tirarte” a la Lewinski no te caracteriza como un hombre con mucha clase. No obstante hay una gran dicho que dice que las “mujeres nunca olvidan” así que si hoy te despiertas con los músculos entumecidos, y no sabes bien qué hora es, te digo que será demasiado tarde. Demasiado tarde porque George y Laura y la cámara de la CNN que les acompaña ya habrá entrado en nuestra “White house” y tú seguirás sin remedio tirado al lado del Wishky con somníferos que te tomaste anoche y la estampa será de lo más lúgubre… tú tirado cual “perrillo falderoso” con solamente unos calzoncillos patrióticos. Espero que te guste pasar así tu última noche en nuestra “white house” y si no te gusta, pues te jod… *piii* (los niños han vuelto).

Con todo el amor que se puede dar, es decir… poco: un saludito de tu querida esposa Hilary, futura presidenta de USA… unos añitos después de que seguramente un chico guapo y estiloso y bronceado me gane en las pre presidenciales y separe las aguas del atlántico cual profeta.

Pero siempre me quedaran los somníferos.

3 comentarios:

Pura dijo...

¡Caray Carlota, qué desparrame! Cómo se te nota la época de exámenes...
Ánimo con ellos (con los exámenes, no con los Clinton ¿eh?)

Sara dijo...

me encanta la sartada de improperios que suelta la Hilary, como se nota que es mujer! jajaja y las palabrejas en english le dan un estilo muy realista y ambiente.
Eso si, me acabo de enterar de todos los trapos sucios del Cliton de los que no me entere cuando fue el momento. Estas mu puesta tu en la "White House" no? creo que has enfocado mal tu carrera carlota, deberias ser periodista y dedicarte a la critica de politicos. Les dejarias en calzones patrioticos a todos, seguro. Ciao!

drrsalem dijo...

jjaj genial el texto!! muy buena sintesis de las relaciones conyugales de la white house n los free time xdxd