domingo, 25 de noviembre de 2012

Flores de azufre


Aparecen nubes de color verde que sonríen azufre.
Los niños chapotean en los charcos, felices, mientras sus carnes se consumen.
La flor de alhelí se abre ante la lluvia, y entregada, muere.
Invictos, los caballeros dejan que sus armaduras se derritan en acerada saliva sobre sus ropas finas.
Sale de su laguna la muerte y tiende la mano al cielo, mientras por entre sus dedos de sombra se desliza la lluvia de ácido.
La tierra, corroída, llora flores marchitas.

5 comentarios:

Pura dijo...

Sonrisas ácidas para las flores de azufre.
Pero nuestra misión es rescatar las flores y que, de nuevo, nos generen sonrisas dulces.

Laura dijo...

Y si no las rescatamos, con sonrisas marchitas, que hagan los días un poco menos verdes será suficiente.

Xikaspeedika dijo...

Me encanta Laura, es magnífico. Lírico, visual, poético, provocador, bonito... :)

Laura dijo...

Muchas gracias, Carlota. Me alegro de que te guste :D

Irene P. dijo...

Precioso Laura, me encanta!