jueves, 15 de abril de 2010

el mal sueño del espejo


Qué pesadilla más espantosa había tenido. Mullí bien mi almohada. Mira que hay pesadillas tontas, pero tan estúpidas….Anda que soñar que me había convertido en un……………………………………

A la mañana siguiente desperté con un extraño vaivén.

-¿Qué narices pasa?- Me preguntaba una y otra vez, pero no alcanzaba a situarme. Me sentía como cuando tienes fiebre y te das cuenta de que no te duele una cosa sino que te duele todo el cuerpo.

Estiré mis brazos entumecidos, espera ¿y mis brazos? Intenté desviar pensamientos como: -¡Madre mía que me abre tomado! ...Porque no había tomado nada.

El vaivén paró y cuando abrí los ojos completamente solo veía un pasillo, un laaaargo pasillo. Miré hacia abajo ¿Pero que demonios?

¡No tengo cuerpo! Esto son alucinaciones! ¡No puedo moverme!
-En vez de ponerme histérica, me mosqueé bastante. Unos hombres, los que me habían dejado allí se quedaron mirándome.

-Bill, esto ya está, ale, ale, vámonos-dijo el hombre.

-¡Señor, señor! –grité pero…no me oía, ni yo tampoco, solo escuchaba mis palabras en mi mente.

Un niño pequeñito corría veloz por el pasillo. Se percató de que estaba allí y se acercó.

-¡Niño! Niño ¿Puedes llamar a alguien? ¡Creo que estoy enferma!- Pero nada, no parecía que me escuchase. Se situó enfrente mía y… pero será ¡cochino!
Comenzó a hacerme muecas, me sacó la lengua, me brindó el honor de conocer su cavidad bucal y después de hurgarse la nariz, sonriéndome, se fue dando saltitos.

Una señora, muy bien vestida vino hacia mí directamente.

-¡Oiga! Disculpe. Esta tambien está también sorda-pensaba yo.
Me miró fijamente, mientras ella se retocaba su peinado, yo contaba sus pecas y arrugas. ¿Qué queréis que haga? ¡Ya llevo mucho tiempo aquí!

La señora no tardó en irse. Yo estaba ya muy enfadada, ¿Qué era esto? ¿Una cámara oculta? ¿Día de los inocentes? ¿Me estaban haciendo el vacío aquellos desconocidos?

Otra mujer acudió a mí. Esta, parece maja, al menos es más mona que la señorona tonta.

-Dime espejito ¿Quién es la más guapa de todo el reino?

- (O.O) ¿Espejito?!¿Cómo espejito? ! Pero ¿qué dices? No puede ser….¡No puede ser!....¡No! no puedo ser un espejo!

La mujer se quedó expectante y volvió a hablar.
-Venga, dímelo.

-Eh esto…siii claro….Eres la más guapa del reiiino-Le contesté dándole la razón como a los locos.

En ese instante el mismo vaivén me volvió a sacudir. Abrí los ojos como platos.

-Vamos mujer que vas a llegar tarde….que mala cara tienes –Me dijo mi madre-
-¿Queee?- alcancé a decir yo.
-Mírate en el espejo, ya verás. Contestó ella sin darle tampoco mucha importancia.

¡Ni de broma, mamá! ¡Paso!

2 comentarios:

Carlota M.S dijo...

kmo lo parte la foto marina! me alegro d q hayas colgado esta historia! q way! ;)

Pura dijo...

¡Que bien, Marina! La foto es estupenda y el texto me ha parecido tan divertido o más que en la lectura de ayer.
(He editado un poco el texto y le he quitado el espacio del comienza. Era demasiado grande).