domingo, 10 de abril de 2011

Decripción y diálogo

- Me parece terrible que pienses así

- Así, ¿cómo?

- Siendo tan pesimista para con todo lo que te rodea

- Por favor, no me describas, me restas realidad, describir algo es hacerlo encajar en palabras que no son el objeto mismo; y a no ser que encuentres la forma o las palabras necesarias para describir su totalidad no lo intentes. Lo deformas, aniquilas su esencia

- ¡Ves! Eso es precisamente a lo que me refería, ¿qué clase de mierda es esa? Te habrás quedado tranquilo…¿estás diciendo que si digo que alguien es alto o bajo, rubio o moreno no hay verdad alguna en lo que digo en relación con el sujeto? ¿de verdad?

- Sí, más o menos, quiero decir, seguramente sea alto o bajo, rubio o moreno, pero lo que digo es que estás simplificándolo todo demasiado, y que las palabras no son más que un intento frustrado de describir la realidad, que está demasiado lejos de nosotros como para intentar, si quiera, comprenderla como para encima querer expresarla.

- ¿Te das cuenta de que divagas y no dices más que chorradas?

- Nunca he dicho lo contrario, y aún así no soy el único que ha pensado que el lenguaje no es suficiente

- De todas formas, ¿entiendes que según lo que dices no deberías usar adjetivos cuando hablas? De hecho, quizá deberías ni hablar

- Ya, bueno, cada uno hace lo que puede, pero no podría relacionarme con cierta normalidad con nadie si no usara los adjetivos de vez en cuando, porque algunas frases no tendrían sentido, además estaría restando gran cantidad de palabras a mi vocabulario… y para que halbar de lo que pasaría y lo difícil que sería no hablar, del todo…

- Creo que eso de pensar una cosa y decir o hacer lo contrario tiene un nombre, algo así como… hipocresía, pero vamos, no me hagas mucho caso.

- ¿Acaso hay alguien que no lo sea? Aunque no sea por decisión propia hay veces que actúas en contra de tu voluntad u opinión. De todas formas, la necesidad de comunicación es suficientemente fuerte como para que se haya inventado el lenguaje, tanto oral como escrito, además de todas las mejoras que está habiendo en métodos de comunicación… así, en contra de mi voluntad usaré un lenguaje en parte inservible. De todas formas con evitar describir mucho las cosas no estaré traicionando mucho lo que creo

- mira, me estás provocando un señor dolor de cabeza, mi consejo sería que dejaras de pensar esas cosas y te concentraras en la supuesta e indescriptible realidad que te rodea

- Bueno, mi realidad depende de mis pensamientos, y si no los tuviera quizá sería completamente diferente, sin tantas preocupaciones ni quebraderos de cabeza, podría no pensar y pasar a la acción, pero nunca me ha ido mucho hacer ese tipo de cosas, la verdad, prefiero quedarme tranquilo mirando al mundo tal como yo lo concibo y pensar en las posibles consecuencias de mis actos, midiéndolas para saber si los efectos adversos de mis acciones son mayores que sus ventajas, lo que me ha salvado, en más de una ocasión de hacer cosas que no debía, claro que otras veces no ha servido para nada…

- Calla, calla. ¡No digas cosas!

- Piensa sólo, que cada uno de nosotros tiene una concepción del tiempo, ya lo decía Einstein en su teoría de la relatividad. Si el tiempo se midiera igual para todo el mundo nos volveríamos locos, así que nuestro cerebro lo regula…

- Usando tu última intervención te diré que contigo mi concepción del tiempo varía, sí, se me hace mucho más largo…¿podemos ahora dejarlo?

- Vale, porque parece que estuviéramos cada uno en un mundo y lo que digo aquí no tiene sentido en el tuyo…

5 comentarios:

Kalero dijo...

Tal como dijisteís lo he subido...

Xikaspeedika dijo...

muy bueeeeeeeeeeno!!! :))))) A ver si subes más cosas ;))))

Pura dijo...

Ay, la incomprensión... Estupendo, Kalero. Contigo recobramos las divagaciones filosóficas.

iris dijo...

A mi me ha encantado. Pero para qué decir lo que me ha parecido, si eso solo es deformarlo..

Sara dijo...

jajajaja bueno no sé si esto estaba destinado a provocar la risa pero desde luego a mi parece muy divertido! xD me encanta el choque de la ironía mordaz del sujeto A con las divagaciones y el cinismo del sujeto B. Está genial!!