jueves, 15 de marzo de 2012

La llegada del fénix (Intento de poema en prosa)


Ruidos, datos, el caos en esta habitación. Dudas y miedo, quizás tristeza, o nostalgia. Ganas de llover, mis ojos están nublados y quieren llover las lágrimas de un océano interior. A penas sopla el viento y no hay olas, ni ritmo. Las ideas ya no danzan, si es que alguna vez lo hicieron, la danza tribal de la selva dormida. Palpan mis dedos la oscuridad de la luz, la luz engañosa que baña de sueños y esperanzas la planicie de la mente. Los paisajes se suceden caóticos en un torbellino de color y llanto. Risas, risas a lo lejos. Juegos de niños en el parque de la ignorancia o del deseo. Mentiras y fantasmas pugnan ahora por alcanzar la nada o alcanzarlo todo y, en un instante, tornarlo en humo, piedras arrojadizas y puntiagudas que nada tienen que decir, solo rasgan la carne provocando el escape de la creatividad, que cae como una cascada de sangre al suelo de la indiferencia y el olvido. Al final, la muerte. Espero la llegada del fénix.

4 comentarios:

Wiz dijo...

Nos está afectando el curso, ¿eh? jajaja

Muy chulo :)

Οδυσσέας dijo...

Pues sí, nos está afectando! XD
Espero que las orugas hayan desalojado la sala!!

Xikaspeedika dijo...

Me encanta mucho :) Gran composición :)

Pura dijo...

Muy bueno, Guillermo!